Help from Home

home based microvolunteer actions that benefit so many worthy causes

Completed actions: 2329

CHANGE THE WORLD IN JUST YOUR PYJAMAS!

El Microvoluntariado Y El Futuro

Si Ud. es un microvoluntario que regularmente coopera con organizaciones no lucrativas, con tareas y  torbellinos de ideas en Skills For Change o que aporta a los muchos micro-proyectos de Help From Home, puede pensar que es lo suficientemente vanguardista. En este artículo, observando las tendencias tecnológicas actuales y con muchísima imaginación, dicho  pensamiento  le hará  ver  que, después de todo, y en comparación,  sus mini-actividades por Internet, red- gestionadas y basadas en el concepto de colaboración ciudadana (“crowdsourcing”) no son más que los gruñidos y el blandir del garrote de un cavernícola.

¡Los Robots y Una Conexión a Internet!

Los voluntarios que cliquean los botones en sus navegadores pueden ayudar a lograr resultados significativos, como lo demuestra  iPet  Companion , el primer juguete interactivo para mascotas basado en la Web, y utilizado por la Sociedad Protectora de Idaho, que le permite a la gente de cualquier parte del mundo interactuar en vivo con animales a través de Internet…en tiempo real. Sin embargo, ¿qué tal si pudiese ir más allá de esta mera manipulación de juguetes para gatos para entretener  a felinos que están en un refugio y hacer algo de trabajo pesado de verdad?

¿Qué tal si los robots pudiesen ayudar a un equipo de construcción a derribar un peligroso edificio en ruinas y así hacer del vecindario un lugar más seguro? ¿Qué tal si un robot pudiese clasificar las donaciones hechas a un banco de alimentos con un brazo robótico sobre ruedas? ¿Y si pudiese enseñar a un niño a hacer malabares? Si Ud. pensara que los robots aún están demasiado lejos de alcanzar este nivel de habilidad, bien podría estar en lo cierto: uno de los principales problemas del uso de robots para que realicen trabajos, es que no son inteligentes. Un robot increíblemente avanzado tarda más de dos horas en identificar y doblar una toalla. Sin embargo, pregúntese lo siguiente: ¿cuánto tiempo le llevaría a Ud. doblar una toalla usando los controles de un video-juego conectado a brazos robóticos? Bueno, recientemente, observando  cómo la gente operaba un viejo brazo mecánico en un museo (diseñado para manipular materiales radioactivos) comprobé que la mayoría era capaz de apilar bloques en una pirámide, usando los controles en 5 minutos de juego. Esto significa que Ud. podría ser el eslabón perdido entre un robot que puede ayudar y otro que sólo se queda sentado.

Más que los simples botones  de un navegador, en un futuro próximo Ud. podría también ser capaz de utilizar controles accionados del tipo Kinect para manipular robots de una manera aún más natural. Si Ud. está interesado en este tipo de ideas, eche un vistazo a AprioriControl, una compañía que busca hacer que las experiencias interactivas de Internet sean cada vez más comunes.

Eyez y la Cooperación Ciudadana Masiva (Crowdsourcing) a Través de Secuencias de Video

Además de la tecnología robótica al servicio de  la beneficencia, hay muchas cosas que Ud. puede hacer para ayudar a las organizaciones no lucrativas  e individuos, sin tener que darles un frío apretón de manos de metal. Tome, por ejemplo, la idea de las video-llamadas: ¿qué pasaría si las organizaciones no lucrativas aprovecharan las tendencias de “lifecasting” (la transmisión en vivo y en directo de video desde una cámara web, cámara IP, celular u otro dispositivo donde se recoge el quehacer diario de una persona o de un lugar) y de auto-monitoreo que están empezando a despegar? ¿Cómo se vería eso?

Considere Eyez, un par de anteojos comunes de alta tecnología que envía videos de alta definición a su teléfono inteligente, el cual Ud. puede configurar para transmitir al mundo como si fuera una transmisión web en vivo. Ahora, agregue  a  esto la posibilidad de los espectadores de charlar y hacer comentarios sobre lo que ven en la secuencia del video. Haciendo uso de estas tecnologías ya existentes, un empleado de una organización no lucrativa podría manejar su negocio diario ayudado por docenas (o cientos) de voluntarios que reportarían lo que ven y escuchan.

¿Qué podría implicar esto? Imagine que está buscando una subvención. Puede buscar por horas y forzar la vista para encontrar la que sea perfecta, o puede buscar con la ayuda de una multitud online durante 15 minutos, analizar lo que Ud. está buscando con su grupo de voluntarios virtuales, y recibir docenas de enlaces pertinentes que le son adjuntados  a Ud. con comentarios, notas y nuevas ideas. Otros escenarios podrían incluir información sobre la forma en que su organización sin fines de lucro lleva a cabo proyectos de servicio, o tal vez, incluso, sugerencias sobre cómo mejorar el ambiente de trabajo. Por supuesto, esto ofrecería un nivel de transparencia aún no alcanzado por una organización no lucrativa, pero los beneficios podrían demostrar que la incomodidad inicial bien vale la pena.

Ud. bien  podría decir que esto se puede lograr con los voluntarios tradicionales de la vida real, pero el microvoluntariado tiene ventajas que hacen que este escenario no sólo sea más probable, sino también menos complicado. Los microvoluntarios son de cualquier lugar, quieren ayudar a las organizaciones no lucrativas, y tienen más probabilidades de obtener información sobre su trabajo. La estructura de red de los microvoluntarios, además, crea un mayor grado de comodidad para todas las partes involucradas.

Impresión en 3D

La impresión en 3D, una tecnología innovadora que recientemente ha ido madurando muy rápido, se convertirá en algo común en la próxima década. Las panaderías ya han expresado su interés en ofrecer bombones diseñados en forma personalizada y esto ha sido posible gracias a la tecnología. En el futuro, es posible que los microvoluntarios puedan donar diseños en 3D para crear las cosas que las organizaciones benéficas necesitan. Por ejemplo, ¿qué tal si una clase de jardín de infantes quisiera  que cada niño tuviese un juguete de plástico  personalizado de cada letra, de modo que los pequeños pudiesen asociar cada letra con un personaje que ellos crearon? Los microvoluntarios podrían colaborar convirtiendo los dibujos y las descripciones de los alumnos en modelos de letras personalizadas en 3D que el sistema escolar podría luego imprimir.

Otras aplicaciones más avanzadas podrían ayudar a crear dispositivos médicos y otras invenciones para los necesitados. A medida que el precio de estas impresoras y materiales continúe bajando, se verán más y más oportunidades para hacer el bien. ¿Aún está Ud. pensando que este tipo de cosas está demasiado fuera de alcance? En este mismo momento, Ud. ya puede enviar sus diseños en 3D y hacer que le sea devuelto por Shapeways  el objeto “impreso” en estado sólido, esculpido literalmente por una computadora.

¡De Vuelta al Presente!

Retornando al presente, ya más  sosegados, y re-encontrándonos con el voluntario habitual dentro de nosotros mismos, con sus toscas  herramientas de siempre, debemos tener en cuenta que estas nuevas oportunidades están a la vuelta de la esquina. Con un poco de ambición y trabajo duro, ellas se podrían convertir en realidad más pronto de lo imaginable. Además, no olvide que éstas son sólo formas de aumentar los esfuerzos útiles del microvoluntariado. La necesidad real de voluntarios en persona que colaboren con sus bibliotecas, asesoren o aconsejen a otros, y ayuden al medio ambiente, está aquí y ahora. Por lo tanto, es posible que – por el momento – desee olvidarse de los robots y contactar a organizaciones  no lucrativas de su área local para ver cómo puede ayudar.

Este artículo fue publicado originalmente como una trilogía de artículos a lo largo de un período de 6 semanas, para The Daily Crowdsource, siendo su autor Casey Armstrong (desplácese hacia abajo con el mouse hasta llegar a su biografía). Se ha adaptado ligeramente para hacerlo coincidir con el formato de arriba. El primero de estos tres artículos apareció a mediados de julio de 2011, a intervalos quincenales. El permiso para re-imprimirlo en su totalidad fue amablemente concedido por The Daily Crowdsource  y por Casey Armstrong , y yo transmito mis más sincero agradecimiento a ambos.