Help from Home

home based microvolunteer actions that benefit so many worthy causes

Completed actions: 2224

CHANGE THE WORLD IN JUST YOUR PYJAMAS!

El Surgimiento Del Microvoluntariado

Susan J. Ellis, of Energize Inc., respetada experta en el terreno del voluntariado global, declaró – en el curso de un seminario dictado en noviembre de 2012 – “que la tendencia hacia el voluntariado de corto plazo, desde el aporte del  luchador de fin de semana o de un día, hasta el aporte del microvoluntario, ya no es más una tendencia sino un hecho.”

El 5 de diciembre de 2011, los Voluntarios de las Naciones Unidas publicaron un informe, titulado “Estado del Voluntariado en el Mundo”, que describía al microvoluntariado como una de las tres tendencias de rápido crecimiento en el ámbito del voluntariado global.

¿Cómo es que todo esto ha pasado?

Primero, examinemos cómo comenzó todo. En pocas palabras, el microvoluntariado ha estado en marcha por décadas, desde el advenimiento de la era de Internet, unos treinta años atrás. Algunos dirían que ha estado en marcha por milenios, aunque eso depende de cómo lo definamos.

Las tres definiciones más comunes que circulan en estos momentos son:
1. “Acciones fáciles y rápidas, de bajo nivel de exigencia, que benefician a una causa noble”,(tal como sugiere Help From Home).
2. “Convocatoria popular, abierta a todos aquellos miembros de una sociedad que deseen aportar su colaboración, a través de actividades apropiadas, pequeñas como un bocado y red-gestionadas,”(según sugiere Skillsforchange).
3. “El acto de participación voluntaria en pequeñas situaciones cotidianas que ocupan una breve cantidad de tiempo”,(como sugiere Student Volunteer Connections).

Podría decirse que las redes de microvoluntariado modernas comenzaron en mayo de 2008 con Microvoluntarious, quienes ofrecían a las entidades sin fines de lucro un sistema para poner en Internet pedidos de colaboración, a través de tareas simples que personas con habilidades profesionales podían completar en un lapso de entre 15 y 120 minutos.

Esquemas similares fueron  establecidos con Skillsforchange (2010, Estados Unidos), y – en 2009 – con The Extraordinaries, como eran conocidos previamente, con su aplicación móvil para microvoluntariado. Le siguieron Koodo Nation (2011, Canadá), Troopp (2011, India), BrightOne (2011, Reino Unido), Spots of Time (2011, Reino Unido), y CiviCloud (2012, Alemania).

Todos ellos intentan aprovechar las habilidades que los profesionales poseen y desean utilizar, para hacer obras de bien fuera de su ámbito laboral. Esto es atrayente para los empleados, que pueden utilizar sus habilidades para cooperar en causas nobles en lapsos reducidos, sin obstaculizar sus propios tiempos personales o laborales. Es atrayente también para las compañías, ya que sus empleados no tienen que ausentarse de sus oficinas. De este modo, no malgastan tiempo movilizando a su fuerza de trabajo para que ésta asista a eventos de voluntariado tradicional. Aunque estas razones para el surgimiento del microvoluntariado profesional y calificado son amplias y muy generales, puede verse que quizás dicho surgimiento provee un nicho de mercado para aquellas compañías que desean ser innovadoras en sus estrategias de Responsabilidad Social Corporativa (CSR por sus siglas en inglés).

¿Pero qué hay del microvoluntariado no calificado que podría concitar inquietudes masivas? Help From Home fue fundada en diciembre de 2008 y ya ha cotejado más de 800 oportunidades de microvoluntariado no especializado en las que se puede “bucear” en cualquier momento, adaptándolas al estilo de vida de cada persona, más allá de las habilidades profesionales que ésta pueda o no tener. Esto es particularmente interesante para aquellos individuos con inclinaciones filantrópicas, que desean hacerle un lugar – dentro de sus ocupadas vidas – a un poco de voluntarismo, sin verse comprometidos u obligados a viajar para asistir a un evento de voluntariado. Lo mismo es aplicable a aquéllos que – por razones de movilidad – no pueden asistir a eventos de voluntariado tradicional.

La aplicación móvil Do Some Good, creada por Orange, (provedor de teléfonos móviles), con base en el Reino Unido, utiliza la motivación del microvoluntario no especializado y aprovecha el efecto impulsor que tiene la explosiva proliferación de estas aplicaciones en el mercado. ¿Qué tan fácil puede ser ofrecerse como voluntario en estos días? ¡Unos pocos toques en la pantalla y listo!

El software de Do Some Good fue recientemente usado  como plataforma por el Instituto de Investigación sobre Voluntariado, con base en el Reino Unido, para explorar el microvoluntariado realizado a través de los llamados “teléfonos inteligentes”. Su trabajo de investigación, publicado a comienzos de junio de 2012, sacó a la luz algunos interesantes hallazgos, incluyendo el hecho de que los motivos y factores que subyacen en  la participación en microvoluntariados, pueden ser bastante diferentes de aquéllos comúnmente asociados con el sector más amplio del voluntariado en general. La investigación también descubrió que un alto porcentaje, (más del 83%), recomendaría el microvoluntariado a familiares y amigos, y que un 95% planea continuar las actividades de microvoluntariado en el futuro. La facilidad y rapidez de participación y la diversidad de actividades, fueron citadas como las razones más populares para este tipo de emprendimiento; asimismo, se comprobó que un 76%  de los microvoluntarios era menor de 34 años, respaldando quizás el concepto de que los jóvenes se sienten más cómodos con la tecnología de los teléfonos inteligentes.

Este enfoque del voluntariado, como una actividad realizada “sobre la marcha, a pedido y según sus propios términos”, ha ido ganando una creciente atención por parte de los medios de comunicación: ha sido presentado en The Guardian, Huffington Post, BBC, New York Times, etc. En el Reino Unido, ciertas organizaciones de voluntariado han estado registrando la variedad de propósitos con la que la gente puede ahora ofrecerse para colaborar, al punto de que han creado nuevas categorías de voluntariado para atender las demandas generadas por su popularidad. Algunas de estas organizaciones son, por ejemplo, Volunteering England, Vinspired, y Ivo.org.  Incluso el mismo gobierno del Reino Unido está promoviendo el microvoluntariado a través de su sitio Web oficial Number 10, lo mismo que algunos municipios de condados, como por ejemplo North Somerset CC y Surrey CC, en tanto, más de 80 Centros de Voluntarios en las calles principales están promocionando el concepto de microvoluntariado, ya sea como un hecho aislado e irrepetible o con una base de continuidad.

Mirando un poco más lejos, Australia parece estar ahora discutiendo este concepto y experimentando con él; tal es el caso de, por ejemplo, Tasmanian Times, Jane Austen Festival Australia y 3pconsulting (página 8 del documento pdf). Sparked, con base en Estados Unidos, ha sido uno de los  principales impulsores del microvoluntariado en América, al punto de que ahora el gobierno americano se está sumando a la propuesta con su proyecto  TAPAS (bajar con el mouse hasta la mitad de la página), mientras que San Francisco apuesta a ganar 5 millones de dólares con su idea sobre microvoluntariado.

En Malasia, la red DoGoodVolunteer está aceptando oportunidades de microvoluntariado provenientes de entidades sin fines de lucro y sociedades benéficas locales. Por su parte, la BBC ha informado sobre el inicio de emprendimientos sociales en Méjico, los cuales aspiran a incluir el microvoluntariado en sus iniciativas.

Movilizadas por la popularidad de esta tendencia, se encuentran las sociedades benéficas y las entidades sin fines de lucro, las cuales están creando sus propias acciones de microvoluntariado o utilizando el término para describir micro-acciones que – previamente -  se habían categorizado como voluntariado tradicional. Todo esto, presumiblemente, para obtener el máximo beneficio de la actitud distintiva que anima a este movimiento social: a los potenciales voluntarios les agrada la idea de las actividades cooperativas de corto plazo y de bajo nivel de compromiso, es decir, “¡mínimo esfuerzo, máximo impacto!” Para conocer ejemplos típicos de esto, se  recomienda ver RSPB, Mari Curie Cancer y DESC.

¿Entonces, qué podemos esperar del futuro del microvoluntariado? ¡Parece estar diversificándose y expandiéndose!  Además de las plataformas de microvoluntariado mencionadas más arriba, comienzan a surgir nuevas iniciativas, tales como:

- Microvolunteering Consultancy, un servicio en línea y fuera de línea, en Rumania,  ..conducido a través de la iniciativa de Help From Home.
- TagDel, una plataforma danesa de microvoluntariado en línea, en fase beta o etapa de ..prueba.
- Microvolunteering Parties, una iniciativa estudiantil de la Universidad de Nottingham, en el   ..Reino Unido.
- 15 minutes/ day, un portal de ayuda comunitaria, en etapa de idea, de la India.
-Volunteer Anywhere, un bosquejo de propuesta para una plataforma de microvoluntariado ..no especializado.
- Crowdteer, una plataforma americana para micro-acciones comunitarias.

Las acciones de microvoluntariado continuarán siendo innovadoras en el futuro, por ejemplo, Whale FM. Hay un artículo a mano sobre este tema aquí, pero básicamente trata sobre el efecto que la tecnología podría llegar a tener en el campo del microvoluntariado, incluyendo el ciber-microvoluntariado (el uso de computadoras y equipos controlados en forma remota desde el otro lado del mundo), la realidad aumentada (R.A., por sus siglas en español, la convocatoria abierta a los miembros de una sociedad para que colaboren, poniendo sus habilidades humanas al servicio de la retroalimentación de la información), y la impresión en 3D,  (también conocida como “creación rápida de prototipos”, con impacto en la construcción de aparatos o dispositivos médicos y en otras invenciones para los necesitados).

De modo que, ¿está el microvoluntariado en pleno ascenso? Definitivamente, así parece. Así que… ¡¡atentos a lo que se viene!!