Help from Home

home based microvolunteer actions that benefit so many worthy causes

Completed actions: 2226

CHANGE THE WORLD IN JUST YOUR PYJAMAS!

Microvoluntariado: Dilemas y Preguntas

Un nuevo tipo de voluntariado está empezando a atraer la atención de los medios de comunicación: el microvoluntariado. Ha cobrado impulso como una forma creativa de utilizar los teléfonos móviles, pero en realidad es mucho más que eso. Mike Bright, el fundador de Help From Home, un sitio web del Reino Unido, centrado enteramente en el microvoluntariado, comparte sus conocimientos y una perspectiva única de esta tendencia en este artículo sobre Voluntarismo electrónico. Bright examina la naturaleza rápida de las acciones de microvoluntariado, explora los dilemas que rodean el concepto de microvoluntariado, y plantea preguntas sobre el ámbito del microvoluntariado que necesitan ser debatidas.

Help From Home, con sede en el Reino Unido es – probablemente – la base de datos más completa y extensa en la Web en lo que hace a oportunidades actuales y activas de microvoluntariado. Nuestra misión es promover y animar a la gente a participar en oportunidades de microvoluntariado desde sus hogares, intentando transmitir qué fácil es involucrarse como voluntario. ¡De ahí nuestro eslogan de estar en pijamas!

En Help From Home básicamente fomentamos en la gente la realización del microvoluntariado desde sus propias casas, pero ahora hemos ampliado este cometido incluyendo empleados de oficina, escuelas, jubilados y turismo responsable.

Microvoluntariado: ¿De qué se trata?

Al presente, parece que el “microvoluntariado” está causando un poco de revuelo. El término está apareciendo en todo tipo de lugares – Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido e Israel, (*1) por nombrar algunos – ¿pero, de qué se trata todo esto? En este artículo examinaremos la naturaleza rápida de una oportunidad de microvoluntariado, exploraremos los dilemas que rodean el concepto y lanzaremos preguntas abiertas que deben ser objeto de debate para que el microvoluntariado se desarrolle como una rama fiable y meritoria del voluntariado.

Definiciones

El Microvoluntariado se define como… ¡bueno, aquí está nuestro primer dilema! Hay varias definiciones que están circulando en estos momentos. El Microvoluntariado se explica de modo variado, como:

1) Hacer posible que la gente use sus teléfonos celulares para brindar unos pocos minutos de servicio por vez. “Es a voluntad y sin demora.”  (*2)

2) Acciones simples, rápidas y de bajo nivel de compromiso que benefician a una causa loable. Esta es la definición que usamos en Help From Home. Vea nuestro video, “¡Sea microvoluntario, incluso en pijamas!”, el cual consolida el concepto un poco más.

3) Wikipedia simplemente considera microvoluntariado como un término alternativo para “voluntariado virtual”:

El voluntariado virtual, a veces también llamado Voluntariado electrónico, Voluntariado en línea o micro-voluntariado, es un término que describe a un voluntario que completa tareas, en su totalidad o en parte, fuera de las instalaciones de la organización con la que está colaborando, usando Internet desde su hogar, escuela, telecentro o desde la computadora del trabajo, u otro dispositivo conectado a Internet, tales como un teléfono inteligente o un asistente personal digital (PDA, por sus siglas en inglés). El voluntariado virtual también se conoce como servicio de cíber, telementoría, teletutoría, y varios otros nombres.  (*3)

La definición 1 parece ser más frecuente en los Estados Unidos, en gran parte gracias a los esfuerzos de Skills For Change, una iniciativa social con sede en San Francisco, que ha estado promoviendo el uso del “bien social” para beneficio de sociedades benéficas y organizaciones no lucrativas.

Las definiciones 2 y 3 aparecen como más frecuentes en otros lugares, especialmente en el Reino Unido, en gran medida a través de nuestros esfuerzos en Help From Home (con nuestro directorio para iniciativas de microvoluntariado), i-volunteer ( red de acción social líder en el Reino Unido) y, más recientemente, vInspired (organización del Reino Unido que promueve el voluntariado para jóvenes de 14 a 25 años).

El microvoluntariado también ha sido descripto como un voluntariado tipo bocadillo, voluntariado pequeño,
voluntariado informal y voluntariado a voluntad. Abarca otras formas de voluntariado, como el voluntariado móvil
(exclusivamente con teléfonos inteligentes), voluntariado virtual o en línea (exclusivamente a través de Internet), y el
voluntariado tradicional (principalmente asociado con voluntariado fuera de línea y, en este contexto, con tareas que se
pueden completar en poco tiempo). Otros términos en uso, actuales e históricos, son servicio de cíber, telementoría,
teletutoría, voluntariado digital, voluntariado tamaño byte y voluntariado electrónico.

¿Cuándo “micro” se considera “micro”? ¿Cuál es la más pequeña y la más grande cantidad de tiempo que el
microvoluntariado debería abarcar?

Algunas iniciativas que promueven el microvoluntariado usan “paquetes de tiempo” ligeramente diferentes como su punto de referencia para determinar lo que es o no es microvoluntariado. Help From Home, por ejemplo, se concentra en aquellas acciones en las que la mayor parte de la tarea, o la tarea completa, puede ser terminada en una o más sesiones que duran entre 10 segundos y 30 minutos. La iniciativa Volunteer On DemandTM de Volunteer Guide se focaliza en tareas que se pueden completar dentro de un lapso que va desde 15 minutos hasta unas pocas horas, mientras que la guía en español Microvoluntarios (ya desaparecida) presenta acciones que podrían tomar entre 15 y 120 minutos.

Este artículo se concentrará en aquellas tareas que aparecen en Help From Home. Dichas tareas muestran la distinción entre lo que se puede lograr en 30 minutos y aquello que requiere un par de horas, lo que parece más afín con los plazos de tareas de voluntariado tradicional.

Breve Historia del Microvoluntariado

El microvoluntariado tiene sus raíces en el voluntariado en línea, el cual ha existido – probablemente – desde el comienzo de Internet, como en USENET, donde los usuarios en línea ayudaban a otros usuarios. Quizás, el primer tipo formalmente reconocido de voluntariado en línea, que invitaba a la gente a contribuir con un proyecto sin fines de lucro, fue el Proyecto Gutenberg, que reclutó voluntarios en línea para convertir libros en el dominio público en versiones electrónicas. En 1995, Impact Online (ahora Volunteer Match) comenzó a promover la idea del voluntariado virtual. Para el año 1999, su Proyecto de Voluntariado Virtual había identificado casi 100 organizaciones que involucraban voluntarios en línea y publicó la Guía de Voluntariado Virtual: Aplicando los Principios del Manejo de Voluntarios en el Mundo Real al Servicio en Línea. (*4)

El concepto de tareas de voluntariado de convocatoria múltiple (crowdsourcing) ha sido atribuido al periodista Jeff Howe, quien en un artículo publicado en 2006 en la revista Wired describió la convocatoria múltiple como “el proceso por el cual el poder de muchos podía ser aprovechado para lograr proezas que alguna vez fueron territorio exclusivo de unos pocos especializados.”  (*5)

La primera organización en registrar el término Microvoluntariado, a pesar de su equivalente en español, fue Microvoluntarios – un registro Whois, fechado el 23 de noviembre de 2006, y puede ser encontrado aquí. Salieron a la luz en mayo de 2008, ofreciendo tareas de voluntariado que eran subidas a la Red por organizaciones no lucrativas, y que llevaban entre 15 minutos y 2 horas para ser completadas – posiblemente fue la primera red de microvoluntariado del mundo. (*6)

Utilizando técnicas de convocatoria múltiple (crowdsourcing), The Extraordinaries (ahora conocidos como Sparked), presentaron una aplicación para teléfonos móviles a principios de 2009 (por primera vez mencionada en línea en abril de 2008 por Ben Rigby, Director de Tecnología y co-fundador de The Extraordinaries). La misma permitía que pequeñas tareas voluntarias fuesen completadas en cortos lapsos de tiempo, “a voluntad y sobre la marcha”, bajo la etiqueta de “Microvoluntariado”. Jacob Colker (CEO y co-fundador de The Extraordinaries), expresó:

“En agosto de 2008, Ben (Rigby) y yo estábamos tratando de encontrar un término que pudiese producir un giro con respecto al voluntariado tradicional. Inspirado por Muhammad Yunus (Premio Nobel 2006), y por la expresión “micro-finanzas”, sentimos que “microvoluntariado” era una gran manera de describir el campo que estábamos tratando de crear. ¿Fue esa la primera vez que se utilizó el término? No lo sabemos. Pero sí creemos que nosotros acuñamos el término.”  (*7)

Esta idea de una aplicación para teléfono está atrapando de muchas maneras. Considere este ejemplo de servicio internacional de una aplicación para iPhone, llamado “Give Work” (“Dar Trabajo”) de Samasource y Crowdflower (ya desaparecida – octubre de 2011):

Give Work permite apoyar a los refugiados en Dadaab, Kenia – el sitio de refugiados más grande del mundo – en cuestión de minutos, completando tareas cortas en pantalla. Los refugiados se están entrenando para completar estas mismas tareas, y si Ud. se ofrece como voluntario para etiquetar un video o para trazar un camino, estará generando fondos para financiar su entrenamiento, y esto constituye un dato valioso que ayuda a enfocar futuros programas de capacitación. (*8)

Cuando se considera que el número de subscripciones de telefonía móvil en todo el mundo ha llegado a un registro de 4.6 billones, (*9) el potencial es evidente.

Ahora agregue el poder de las redes sociales. He aquí dos ejemplos: Facebook ha lanzado Progress thru Processors, (que permite a los usuarios “contribuir con la investigación para salvar vidas, simplemente compartiendo el poder de procesamiento de sus computadoras”). Y Twitcause de Twitter ayuda a las organizaciones sin fines de lucro a recibir la atención de los tuiteadores, destacando una organización diferente cada jueves.

En diciembre de 2008, Help From Home se puso en marcha con más de 450 oportunidades de microvoluntariado disponibles para los microvoluntarios. A partir de octubre de 2011, Help From Home presenta más de 800 oportunidades vigentes y activas, de todo el mundo, con probablemente otras 200 más, que se proyecta agregar al final del año. Susan J. Ellis, de Energize Inc., (y Editora de Voluntarismo electrónico), se ha referido a Help From Home como “el único sitio web al presente que está expandiendo los límites del microvoluntariado.”  (*10)

Otras iniciativas de microvoluntariado han tratado de alcanzar el mercado o ya están operativas:

Diciembre de 2010 – ChangeMachine: Microvoluntariado para estudiantes (aún en etapa de desarrollo).

Diciembre de 2010 – InternCloud: Microvoluntariado para pasantes (aún en etapa de desarrollo).

Junio de 2011 – BrightWorks: Red de Microvoluntariado del Reino Unido.

Junio de 2011 – Troopp: Red de Microvoluntariado con base en la India (ya desaparecida – 2013).

Octubre de 2011 – Koodonation: Red de Microvoluntariado con sede en Canadá (ya desaparecida – 2015).

Causas y Actividades

¿Qué causas abraza el microvoluntariado? El voluntariado “tradicional” en línea o voluntariado virtual, del cual muy posiblemente deriva el microvoluntariado, incluye habilidades multimedia, tales como preparar presentaciones PowerPoint u otras presentaciones basadas en conocimientos informáticos; diseñar folletos o boletines informativos de una agencia; diseñar logos u otras ilustraciones; asegurar que un sitio web sea accesible a personas con discapacidades, etc.

El microvoluntariado actual incluye todo lo mencionado arriba. Pero con referencia a las acciones que aparecen en Help From Home, el microvoluntariado más específicamente propone acciones rápidas, tales como:

  • Donar cabello para niños que sufren pérdida del propio por tratamientos médicos de largo plazo: 5 minutos – Locks of Love
  • Usar la energía de procesamiento sobrante de su computadora para predecir cambios climáticos: inicialmente, 5 minutos, y luego, nada de nada – Climate Prediction
  • Completar una encuesta, después de la cual, sin costo alguno para Ud., se hará una donación a la caridad: 15 minutos – Opinion World
  • Realizar un micro-préstamo (aproximadamente £10/$15), que ayude a cambiar una vida, y luego, al recuperar ese dinero, volver a realizar otro préstamo: 10 minutos – Deki
  • Usar software gratuito para reducir el consumo de energía de su computadora y así proteger los recursosglobales: inicialmente, 3 minutos, luego, nada de nada – WatchOverEnergy (ya desaparecida – 2013)
  • Contribuir a la abolición de la esclavitud a través de la firma en línea de peticiones: 2 minutos – AntiSlavery
  • Ayudar a los astrónomos a clasificar galaxias a través de Internet: 10 minutos – Galaxy Zoo
  • Cooperar haciendo recuentos de pájaros o plantas en su propio jardín, para los proyectos de investigación sobre bio- diversidad: 20 -30 minutos – Spring Alive

En Help From Home, continuamente discutimos la inclusión (o no) de listados con diferentes tipos de acciones, que puedan – o no – reflejar la filosofía del microvoluntariado. Por ejemplo:

  • ¿Deberían incluirse “bombas de amor”? Esta es una iniciativa para reunir mucha gente que envíe comentarios amables de apoyo (Love Bombs) a los blogs de otras personas, con el objeto de levantarles el ánimo en momentos de crisis o cuando están experimentando problemas de salud. Completar esta acción sólo lleva 5- 10 minutos ¿pero es animar a alguien suficiente servicio para ser considerado “voluntariado”?
  • ¿Y qué hay con respecto a pedirle a una persona que busque en su casa papel de escribir sobrante para donarlo – a través de Pens of Hope in Davao – a escuelas que necesiten estos suministros en un país en desarrollo? No debería llevar más de 30 minutos completar esta acción, ¿pero es reciclar/donar tales elementos una forma de voluntariado?
  • En el caso de sitios del tipo “Cliquee Para Donar”, ¿deberían estos ser presentados como Clicks 4 Charity? Estos son sitios donde Ud. hace click en el botón “Donar”, lo cual lo lleva luego a otra página que generalmente muestra anuncios. Estos anunciadores pagan por tener su mirada y un porcentaje de los ingresos generados por publicidad serán donados a la causa que el sitio web esté apoyando. Estas acciones, por lo general, se completan en 10 segundos, pero este período de tiempo ¿no es demasiado corto para ser considerado como voluntariado, aún cuando Ud. esté ayudando a recaudar fondos para una causa noble?

Todas estas oportunidades posiblemente responden – por lo menos – con un mínimo de las definiciones reconocidas de voluntariado: ayudar a una organización o a alguien que Ud. no conoce, renunciar a su propio tiempo, y participar en un trabajo no remunerado.

Creo que es justo decir que aún no hay reglas fijas cuando se trata de decidir qué es o qué no es una acción de microvoluntariado. Yo uso un sistema de evaluación puramente subjetivo para decidir qué se incluye o no en la base de datos de Help From Home y el mismo se basa – ligeramente – en lo que un juez de la Suprema Corte de Estados Unidos dijo una vez cuando no podía definir la pornografía, pero aclaró su línea de pensamiento afirmando “¡Sé lo que es cuando la veo!”  (*11)

El Impacto Ya Se Evidencia

¿Qué evidencia hay de que las personas pueden hacer contribuciones significativas en períodos de tiempo tan cortos? ¿Cómo marcan una diferencia hacia los demás?

A continuación se enumeran diversos datos y cifras que encontré en el sitio web o blog de cada iniciativa. Aunque no he verificado los datos, los mismos son dignos de atención:

  • Replyforall (anuncios en los e-mails, ya desaparecida), septiembre de 2008 a diciembre de 2009: suministró un día de servicios de protección para 10.114 animales, un año de agua pura para 4.541 personas, y más.
  • Kibblekat (concurso en línea para donaciones caritativas), hasta octubre de 2010: donó 286.876.650 piezas o 280 toneladas de croquetas (alimento para perros y gatos) a refugios para animales.
  • Everyclick ( motor de búsqueda para donar a la caridad), hasta octubre de 2010: recaudó £ 1.424.142 (libras esterlinas) / $1.643.190 (dólares estadounidenses).
  • Hunger Site (sitio para donar con un click), de junio de 1999 a octubre de 2010: 328 millones de visitantes cliquearon para donar 25.000 toneladas métricas de alimento o 447 millones de tazas de alimentos.
  • Folding@Home ( para donar la energía sobrante de su PC), hasta octubre de 2010: 400.000 máquinas activas recibieron los resultados informáticos de más de 4.51 millones de dispositivos y se publicaron 75 trabajos de investigación científica revisados por colegas.
  • The Extraordinaries (aplicación para teléfonos inteligentes, ahora conocida como Sparked), hasta mayo de 2010: los microvoluntarios han completado más de 300.000 tareas para más de 200 organizaciones.
  • Project Linus (mantas y afganas hechas a mano), hasta junio de 2010: 3.465.151 artículos hechos a mano fueron entregados para apoyar causas de bien.
  • The Petition Site (un portal para peticionar), hasta octubre de 2010: 70.041 peticiones realizadas con 46.538.035 firmas proporcionadas por 14.354.492 miembros.
  • Distributed Proofreaders ( conversión de libros en el dominio público en libros electrónicos), hasta septiembre de 2010: 18.792 libros convertidos.
  • CO2Saver (uso de software para ahorrar energía), hasta octubre de 2010: se evitó la emisión de 1.595.228 libras de gases de efecto invernadero y su liberación en la atmósfera.

Lo anterior es sólo una pequeña muestra del número de iniciativas de microvoluntariado existentes. A los efectos de este artículo, han sido seleccionadas para demostrar el impacto que algunas organizaciones están logrando. Obviamente, hay muchísimas más que no están teniendo la misma repercusión, pero aún así, están marcando una diferencia cuantificable. Help From Home ha proporcionado un artículo más completo sobre este tema para iniciativas de microvoluntariado, titulado Evidence of Impact (Evidencia de Impacto).

Creo que es justo decir que esta área necesita más investigación y estudio para poder evaluar adecuadamente el impacto general que se está logrando en la arena del microvoluntariado. Sin embargo, un rápido vistazo de mi ojo inexperto a las iniciativas que no aparecen en las mencionadas estadísticas, mostraría rendimientos prometedores.

Los Pros y Contras del Microvoluntariado

Las reacciones al microvoluntariado han sido diversas, pero parece haber un reconocimiento de que el mismo responde a una necesidad de la gente de hacer voluntarismo de esa forma, junto con la disponibilidad de una tecnología que lo respalda. También va de acuerdo con los intereses de Millennials y de todos los que están inmersos en la tecnología de Internet, las redes sociales y las aplicaciones para teléfonos celulares.

He aquí un resumen de los pros y contras del microvoluntariado, principalmente relacionados con aquellas acciones realizables desde el hogar.

The Pros

  • Las micro-acciones se pueden llevar a cabo en cualquier lugar, en cualquier momento. Ud. puede hacerlas mientras mira televisión, en el autobús, ¡o incluso reclinado en la cama! El microvoluntariado puede ir dondequiera que Ud. vaya. Las personas pueden controlar el entorno en el que ofrecen voluntariamente su tiempo, por lo cual es potencialmente más seguro que las oportunidades del voluntariado tradicional.
  • La mayoría de las micro-acciones no requieren obligación, lo cual rompe una de las barreras que inhibe a la gente para participar en un voluntariado tradicional. Ud. puede entrar y salir de esta práctica cuando lo desee.
  • Prácticamente todas las oportunidades de microvoluntariado requieren un mínimo de entrenamiento: Ud. simplemente lee las instrucciones y listo. Esto realmente coloca al microvoluntariado en el rango de “fácil” y, una vez más, remueve un obstáculo que a menudo impide a las personas brindarse al voluntariado. Estos atributos podrían animar a la gente a explorar otras acciones similares, y así, el tiempo total invertido en acciones filantrópicas aumentaría.
  • Ud. tiene más tiempo disponible para insertarlo entre sus compromisos filantrópicos tradicionales.
  • La enorme diversidad de clases de micro-acciones va más allá de las oportunidades del voluntariado tradicional. Por ello, hay más margen para hacer más acciones de bien de maneras nuevas.
  • La gama de oportunidades del microvoluntariado lo hace más inclusivo – no hay barreras de edad, raza, credo, cultura, género, etc.
  • Al igual que todos los otros voluntariados virtuales, el microvoluntariado amplía la comunidad de voluntarios e incluye a personas confinadas en sus hogares, con discapacidades, con tiempo libre sólo a intervalos irregulares, o que se encuentran en cualquier parte del mundo.
  • Tiene el potencial de involucrar a las personas con un nivel de accionar en el que se sienten cómodas, haciendo algo que desean. Y cuando pasen los años, tal vez cuando su estilo de vida cambie, estas personas estarán más inclinadas a brindar más tiempo a una determinada causa (algo que podrían no haber hecho de no haber estado involucradas desde antes en un microvoluntariado).

The Cons

  • Debido a que la mayoría de las micro-acciones son realizadas por un individuo que actúa solo, el microvoluntariado podría ser percibido como una ocupación solitaria, y esto no atrae a todos.
  • Las micro-acciones son tareas pequeñas que, cuando se combinan con las de otras personas, producen un resultado final. Por lo tanto, cada voluntario se ve impedido de ver el panorama completo y el resultado final, lo cual podría ser un poco frustrante si Ud. es de esas personas a las que les gusta ver resultados inmediatos.
  • Generalmente, no hay contacto con los beneficiarios de su acción. Ud. no llega a ver sus sonrisas después de haberlos ayudado. El saber que está haciendo una obra de bien tiene que ser suficiente motivación, y no todos lo sienten así.
  • A pesar de que sus acciones se combinan con las de otros, y Ud. está por lo tanto trabajando en equipo, rara vez hay interacción directa con otros compañeros voluntarios. De modo tal que Ud. puede no sentir que es parte de un equipo y puede perderse ese aspecto satisfactorio.
  • Con las oportunidades de voluntariado tradicional, Ud. normalmente puede ver por sí mismo la prueba de que un resultado se ha logrado con sus acciones. En el caso del microvoluntariado, las maneras de “ver” el éxito o de tener pruebas de resultados reportados en un sitio web son limitadas.
  • Desde el punto de vista de la organización, hay menos interacción – y, por ende – menos control con respecto a las personas que cooperan con ella. Como consecuencia, para la organización puede implicar más esfuerzo convencer, motivar y animar a las personas para que participen en sus micro-acciones.
  • El microvoluntariado no es precisamente bien conocido aún, por eso la gente no es consciente de que la microacción puede beneficiar causas loables y por eso no van en su búsqueda. Las organizaciones que quieren aprovechar los beneficios de las micro-acciones tienen grandes dificultades para reunir un grupo que les ayude. El tiempo que insume encontrar y motivar microvoluntarios puede ser mejor empleado en otras cosas con resultados más efectivos.
  • Es bastante probable que podamos llegar a estar terriblemente ocupados haciendo un montón de cosas que nos hacen sentir muy bien – lo cual es importante – pero que no suma al cambio sistémico que se necesita a nivel comunitario. ¿Es “Estar ocupado” lo mismo que “Tener impacto”?  (*12)

Manejo de los Voluntarios

Las organizaciones que se involucran con voluntarios recién están empezando a comprender que la gente quiere voluntariados flexibles, lo cual implica una amplia gama de opciones, desde una hora de servicio hasta un compromiso de largo plazo con muchas horas a lo largo de muchos años. Existe el peligro de que si comenzamos lanzando tareas de voluntariado de menos de 10 minutos, se nos puede hacer más difícil cambiar la mentalidad del personal. Pasar de un programa que se apoya en voluntarios de largo plazo a un enfoque más limitado no es fácil y es mejor apoyar a las personas en esto que reprenderlas por no abrazar ideas nuevas.  (*13)

También pueden preocuparse acerca de cómo manejar el microvoluntariado. Por ejemplo, ¿cómo se evalúa en forma efectiva a los voluntarios para decidir si tienen aptitudes para las causas en las que desean ayudar? ¿Qué pasa con las cuestiones de salud y de seguridad? Gran parte de esto ha sido tratado en la última década por organizaciones que desarrollan oportunidades de voluntariado virtual. Pero aquí hay algunos puntos que se focalizan en micro-acciones.

Pruebas de Selección

La mayoría de las acciones de microvoluntariado en Help From Home no requiere un proceso de chequeo previo, y han sido deliberadamente escogidas así para que este tipo de trabajo voluntario sea lo más accesible posible. Las mismas han sido establecidas como independientes, para ser realizadas siguiendo instrucciones, de modo tal que si Ud. no sigue las indicaciones, sus acciones no serán tomadas en cuenta o no serán efectivas, como ocurre con las peticiones en línea o sitios web del tipo “Done con un click”.  (*14)

Para algunas oportunidades de microvoluntariado, la falta de procedimientos de selección ha sido sustituida por medidas de resguardo para proteger a los menores frente a correspondencia inadecuada. Postpals es una iniciativa que anima a la gente a escribir correos electrónicos o cartas alegres a niños muy enfermos en el Reino Unido, para levantarles el ánimo mientras atraviesan un momento muy difícil. La organización se asegura de que dicha correspondencia sea primero controlada por amigos o familiares, antes de que llegue al niño.

Otro ejemplo de cómo compensar la falta de un sistema de control es el método adoptado por Distributed Proofreaders. Esta organización, se generó a partir del Proyecto Gutenberg, mencionado anteriormente, y proporciona un método basado en la Web para facilitar la conversión de libros en el dominio público en libros electrónicos. Al dividir la carga de tareas en muchas páginas, muchos voluntarios trabajan en un mismo libro al mismo tiempo. No hay proceso de selección de participantes, aunque los voluntarios deben registrar sus datos personales más básicos. Para asegurar que los libros en el dominio público sean convertidos con precisión, la organización hace revisar todas las páginas por un número cada vez mayor de correctores adeptos. Su filosofía parece ser que muchos ojos eliminarán los errores cometidos por los voluntarios.

Salud y Seguridad

¿Cómo se monitorea la salud y la seguridad, la evaluación de riesgos, la igualdad de oportunidades y la cobertura de seguro en el caso de una oportunidad de microvoluntariado que se realiza desde el hogar? Junto con los procesos de selección, éstas son las preguntas más frecuentemente planteadas por las organizaciones. Por supuesto, no hay respuestas universales, aunque el público parece abrazar el microvoluntariado sin dejarse atrapar por el papeleo o trámites administrativos.

En general, aquéllos que apoyan y desarrollan un compromiso de voluntarismo, sin duda se han esforzado en aprender sobre el manejo de riesgos para proteger tanto a los voluntarios como a las personas que éstos sirven. Sin embargo, un rápido chequeo sobre el terreno de algunas de las iniciativas que figuran en Help From Home revela que la mayoría de las organizaciones no hacen nada con respecto a los temas de salud y seguridad, tal vez porque no es necesario, dado el modo en que las iniciativas configuran sus acciones de microvoluntariado.

Lou Jaap, el fundador de Loving Hands, un grupo de tejedores para la caridad que hacen vestimenta, juguetes y peluches para causas nobles, expresa lo siguiente en respuesta a la colocación de etiquetas de seguridad en los artículos que ellos hacen:

“Si Ud. está sentado en un barrio pobre de la India, con moscas zumbando alrededor de su cabeza y los mosquitos de la malaria picándolo, realmente se detendría a pensar en que podría contraer algo de un hermoso juguete proveniente del Reino Unido?” (*15)

Ellos, sin embargo, revisan cuidadosamente cualquier artículo que se les entrega antes de enviarlo al extranjero. Este enfoque es quizás indicativo de las perspectivas de los sitios de microvoluntariado. Y a la luz del entorno hogareño en donde estas micro-acciones son realizadas, ¿es esto una tontería o es sentido común? Simplemente, no hay espacio suficiente para debatir los temas relacionados con las normas burocráticas en este artículo. Pero a partir de la evidencia circunstancial que he recogido del mundo del microvoluntariado, parece que las iniciativas se están inclinando hacia el lado del sentido común en vez de tomar la ruta de una burocracia excesiva.

Conservando a los Microvoluntarios

¿Qué evidencia hay de que los voluntarios – una vez que han sido reclutados y que han realizado tareas de microvoluntariado – pueden ser retenidos? The Extraordinaries encontraron que a pesar de que reclutaron a miles de personas para ser voluntarios a través de sus aplicaciones para iPhone, muchos de ellos se alejaron después de sólo cuatro semanas de servicio. En las palabras de Jacob Colker,

“Como en cualquier sitio web, hay un recambio natural de los usuarios después de un tiempo. En el pasado, con el etiquetado de imagen, por ejemplo, sólo había tanto de esto como una persona deseaba hacer antes de aburrirse.” (*16)

Con la esperanza de retener a los voluntarios, otras iniciativas están desarrollando nuevos modelos para mantener sus bases de voluntarios bien abastecidas. Organizaciones como Cofacio (ya desaparecida) y Care2 usan incentivos tales como la obtención de puntos por cada tarea completada, que luego se pueden convertir en donaciones para la caridad, pagadas por patrocinadores generosos o por los ingresos que generan los anuncios. Charity Champs fomenta la filantropía en varios sitios caritativos asociados, haciendo que practicar acciones de bien en línea sea divertido y con sentido social. Las buenas acciones son recompensadas con puntos que luego pueden ser “invertidos” en adquirir los atributos de un personaje héroe, y esto se puede compartir en las redes sociales como Facebook y Twitter.

Todavía es algo pronto para este tipo de oportunidades con iniciativas incentivadas, de modo que creo que es justo decir que aún no se ha alcanzado un consenso sobre este tema.

Jayne Cravens, co-autora de The Virtual Volunteering Guidebook (El Manual del Voluntariado Virtual), arroja una luz diferente sobre este tema:

“Cuando yo estaba dirigiendo el Proyecto de Voluntariado Virtual, noté que las organizaciones que no requerían que los voluntarios en línea llenaran una solicitud o pasaran por un período de entrenamiento, terminaban con un número enorme de abandonos – voluntarios que nunca completaban su tareas. Tenían más abandonos que tareas completadas. Por el contrario, las organizaciones que se ajustaban a la solicitud tradicional y proceso de entrenamiento – incluso si se hacía enteramente en línea y, en última instancia, le insumía al nuevo voluntario menos de una hora – tuvieron muchos menos abandonos, lo cual demostró que el manager de los voluntarios pasó mucho menos tiempo tratando de averiguar qué estaba pasando con los voluntarios y con los proyectos. También aumentó el número de voluntarios que regresaban por otra tarea y que estaban dispuestos a asumir tareas de más largo plazo. Ese tiempo que se emplea al principio ahorra enormes cantidades de tiempo más adelante.

Siempre he alentado fuertemente a las organizaciones a reducir las partes componentes de una tarea en línea al mínimo posible, pero nunca a abandonar los principios probados y verdaderos del manejo de voluntarios, en lo que hace a la contratación y apoyo de los que se comprometían en tareas pequeñas.”  (*17)

Se necesita más investigación para determinar cuánta retención de voluntarios existe en la arena del microvoluntariado. Ciertamente, dada la evidencia circunstancial que he podido constatar, no parece haber un problema. Sin embargo, esto podría ser por muchas razones, una de las cuales puede ser que hay tantos peces en el estanque, por decirlo de alguna manera, que si uno se aleja, ¡hay tantos más para atrapar en la red!

Otras Preguntas Abreviadas

En los diversos blogs y artículos que tratan sobre microvoluntariado, parece haber un tema en común que es el de las áreas que necesitan ser depuradas. Para proporcionar una idea sobre esta preocupación, citaré directamente a Randy Tyler, quien ha sido pionero en el desarrollo de programas de voluntariado en línea desde 1998. Él planteó las siguientes preguntas en su blog (*18) como punto de partida para un mayor diálogo y amablemente dio su permiso para que yo los compartiera aquí:

  • Con recursos limitados, ¿cómo manejará una organización no lucrativa a numerosos voluntarios involucrados – calculando unos 100 individuos comprometidos en tareas de dos minutos, (por ejemplo, para controlar, coordinar, asignar tareas apropiadamente, supervisar, documentar y evaluar)?
  • ¿Qué motiva a las personas a participar en ciertos tipos de microvoluntariado?
  • ¿Existen ciertos tipos de organizaciones no lucrativas (en base a variables tales como misión, estructura, tamaño, área geográfica, recursos y/o presupuesto) que son más propicias para el microvoluntariado (queriendo significar que los esfuerzos tendrán un mayor impacto para la organización, sea como sea que se defina la palabra impacto).
  • ¿Existen tipos específicos de tareas en ciertas clases de organizaciones no lucrativas que atraen microvoluntarios especiales?
  • Un reclutamiento continuo implica una significativa fuga de recursos. ¿Qué métodos y estrategias ayudarían a retener a los microvoluntarios?
  • ¿Qué tipos específicos de dispositivos son mejores para el microvoluntariado? ¿Qué tipo de conexiones a Internet?
  • ¿Qué motiva a las organizaciones sin fines de lucro a abrazar el microvoluntariado?

Conclusion

El microvoluntariado está creciendo en popularidad. Prueba de ello es el número de organizaciones que ahora están promoviendo abiertamente el concepto, tanto organizaciones no lucrativas como actividades empresariales con fines comerciales. Se puede citar como ejemplo el proyecto “Do Some Good”, una aplicación de la compañía de telefonía móvil Orange, del Reino Unido, (ya desaparecida, junio de 2014). Esta creciente popularidad también representa un desafío para el sector voluntario con respecto a cómo manejar las mejores prácticas en lo que tiene que ver con controles, evaluación de riesgos y cuestiones de seguridad y salud.

Con las computadoras y los teléfonos inteligentes volviéndose tan generalizados, creo que esto es sólo el comienzo de los caminos que las iniciativas inventarán para atraer y retener a los voluntarios. Sin embargo, si no se genera un efecto positivo, existe el peligro de que los voluntarios y las organizaciones que los involucran pierdan el interés.

Con todo lo dicho y hecho, todavía hay muchos dilemas y preguntas por resolver con respecto a las acciones rápidas que el mundo del microvoluntariado está lanzando. Una cosa que espero haber transmitido en este artículo es que este tipo de voluntariado es el principal candidato para más estudio e investigación. Un debate sano y constructivo también sería bien recibido.

Sólo el tiempo dirá si el microvoluntariado está aquí para quedarse o no. Yo creo que sí.

Artículo publicado por primera vez en E- Volunteerism, edición de noviembre de 2010 y actualizado a partir de noviembre de 2011.
________________
Notas al pie de página

*1 Ver http://jointvolunteering.co.il/blog/?p=321 – Necesitará un traductor hebreo.
*2 Citado en un seminario online sobre manejo de voluntarios de Everyone Ready®, Energize, Inc., en septiembre de 2010, hace referencia al microvoluntariado como una nueva tendencia. Los comentarios provienen de investigación en la Web, incluyendo un artículo sobre The Extraordinaries aquí
*3 http://en.wikipedia.org/wiki/Virtual_volunteering
*4 El Manual del Voluntariado Virtual: Aplicando los Principios del Manejo de Voluntarios en el Mundo Real al Servicio en Línea, de Susan J. Ellis y Jayne Cravens está disponible para su descarga gratuita en http://www.energizeinc.com/download/vvguide.pdf. Se espera una edición revisada para el año 2011.
*5 http://www.wired.com/wired/archive/14.06/crowds.html
*6 Sparked.com comenzó a reclamar que ellos habían sido los primeros, en noviembre de 2010. Es de suponer que no tenían conocimiento sobre Microvoluntarios en esa época.
*7 Cita proveniente de un intercambio privado de correos electrónicos entre el autor y Jacob Colker, Co-Fundador y CEO, The Extraordinaries, en octubre de 2010. Nota: Presuntamente, desconocían Microvoluntarios en esa época.
*8 Sitio de Give Work, http://samasource.org/company/press/new-iphone-application-provides-microwork-torefugees/
*9 “Número de Teléfonos Celulares Éxitos Mundiales 4.6B”, CBS News, sitio de negocios, febrero 15 de 2010. http://www.cbsnews.com/stories/2010/02/15/business/main6209772.shtml
*10 Cita de un intercambio privado de correos electrónicos entre el autor y Susan J. Ellis, septiembre de 2010.
*11 http://en.wikipedia.org/wiki/I_know_it_when_I_see_it
*12 Allison Fine, blogger de redes sociales, http://www.allisonfine.com
*13 Rob Jackson, ex Director de Desarrollo e Innovación en Volunteering England.
*14 Aunque las peticiones en línea y los sitios de un click para donar podrían ser objeto de abuso si no se establecen correctamente. Por ejemplo, alguien podría iniciar una macro (abreviatura de macroinstrucción) para hacer click continuamente en un botón “Donar” sin interferencia por parte del usuario. Estos sitios cuentan con que la gente realmente cliqueen en un anuncio, de modo tal que los anunciantes estén potencialmente recibiendo clientes genuinos. Una macro derrotaría por completo el propósito del sitio Web, por lo que muchos limitan a los usuarios a cliquear sólo una vez al día.
*15 Cita de un intercambio privado de correos electrónicos entre el autor y Lou Jaap, fundador de Loving Hands, septiembre de 2010.
*16 Correo electrónico de Colker, op.cit.
*17 Intercambio privado de correo electrónico entre el autor y Jayne Cravens, Coyote Comunicaciones. Septiembre de 2010. Cravens ha escrito varios artículos sobre microvoluntariado, particularmente ver: http://www.coyotecommunications.com/volunteer/microvolunteering.shtml
*18 “Micro Volunteering – Untapped Potential with Some Apparent Wrinkles to Work Out”, por Randy Tyler, entrada de blog, septiembre 24 de 2010, a través de Net Squared http://www.netsquared.org/blog/randy-tyler/microvolunteering-untapped-potential-so-1#.UkaKWz-1sX4